notas
La visita de Ángela...

En el mes de Junio nos visitó Ángela, Lic. en Psicología, desde Colombia, para observar nuestra labor en el Centro de Salud.
Ella investiga la intervención de la psicología en el ámbito comunitario de la salud.
Su aporte nos iluminó la mirada sobre nosotros mismos.
Agradecidos a su honestidad intelectual y afecto.
Aquí sus palabras:

Querida gente de PuenteClown,
Un saludo muy especial desde Colombia! No me he olvidado de ustedes, al contrario! La verdad es que los recuerdo mucho y con mucho cariño!
Rehaciendo un poco en la cabeza y en el corazón mi paso por Argentina en búsqueda de experiencias que de una u otra manera estuvieran relacionadas con la promoción de la salud mental y la participación comunitaria, fue una dicha poderme encontrar con la iniciativa de PuenteClown: payasos de hospital!. El escenario: los corredores, la sala de espera y los consultorios del Centro de Salud y Atención Comunitaria N°24 de Villa Soldati. Los protagonistas: los niños y niñas del barrio!!
Es inspirador ver la voluntad y el entusiasmo con que Lolo, Lulo y Aerostática reciben a niños y niñas de 3 a 6 años para cantar juntos cómo prevenir la gripa y en el medio hacer un divertido recorrido por los diferentes espacios del Centro. La apuesta es a la imaginación, a la alegría y a la risa como herramientas pedagógicas para la apropiación colectiva del cuidado y autocuidado de la salud desde la infancia. A mi parecer, este sería el valor fundamental de PuenteClown, haber apostado a formas alternativas de comunicación y participación en salud, a la puesta en marcha de un lenguaje común, que les permitiera acercarse a les niñes, a las mamás (no había ningún papá!) y a los trabajadores de la salud, de uno de los sectores más diversos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Cuando íbamos camino al Centro pregunté por qué “puente”. Ahora la respuesta resulta más que evidente. Estos respetables payasos han tomado los escenarios y símbolos históricamente más representativos de la medicina, para crear puentes de comunicación y vínculos de confianza entre la hegemonía institucional de la salud, sus profesionales y la comunidad. Es decir, han generado la posibilidad de crear puentes entre la gente de adentro y la gente de afuera, que a la final termina ya no siendo ni tan de adentro, ni tan de afuera!
Si bien al hablar con Marimar, Miguel y Gustavo sobre la experiencia, pareciera que estos “haceres” se han instalado como dados dentro de la cotidianidad de su labor, lo cierto es que para quien lo ve desde afuera implica una oportunidad de cristalizar otra comprensión de la salud más allá de la enfermedad, de potencializar las dimensiones sanas del individuo y de emplear para la trasformación en salud esos recursos psicológicos tan propios a todos como lo son la alegría y la imaginación. Y esto que pudiera parecer tan obvio para algunos, en otros lugares apenas lo estamos empezando a pensar!
Al enamorado Lulo, al tierno Lolo y a la dulce Aerostática y al señor Búho, gracias por haberme compartido su increíble experiencia, que por cierto y aunque seguro existen más, fue la única iniciativa que conocí dirigida fundamentalmente a les niñes!
Espero poder trasmitir en mi tierra Colombia de la manera más fiable posible el sentido y la importancia de su labor!
Con cariño y gratitud,
Angela María